NOCHE POÉTICA

NOCHE POÉTICA

POESÍA
La poesía es tan solo otro camino
distinto hacía la temida muerte.
La poesía es el placentero orgasmo
del corazón y sus sentimientos.
Y yo un lujurioso peregrino
que camina errante entre los versos.

R.S.V.



Si desean adquirir un ejemplar de ALARIDOS DE UN POETA O DE LA INQUIETUD DE LA SANGRE, rellenen el pedido al pie de la página que corresponde al siguiente enlace:
http://www.editorial-ledoria.com/Opera-prima.124.0.html
(También disponible en tiendas y en formato E-book)

miércoles, 28 de agosto de 2019

La ranchera del borracho (adolorido)

Espero el día de mi muerte
que morir es igual que verte
si alcanzarte a besar.
Volverás flaquita linda,
pues no hay mujer que prescinda
de un macho que sabe amar.
Y dices que no me quieres,
que trasnocho con mujeres
y ando borracho en el bar.
Pues desprecias mis halagos.
son mi cura unos tragos
para poderte olvidar.
Y no hay bastantes tequilas
para olvidar tus pupilas
en este solitario bar.
Pero yo sé que me quieres
aunque orgullosa me hieres
solo por verme rogar.
Y aunque tu orgullo no quiera,
sé que el día que yo me muera,
¡Ay! me vendrás a llorar,
Y espero el día de mi muerte,
si por morir vuelvo a verte,
¡ay! moriría sin pesar.
Rubén Suárez Valverde

miércoles, 22 de mayo de 2019

CAE LA TARDE (a los que vendrán)


Cae la tarde,
La buhardilla s un caprichoso
Manojo de sombras.

Siempre son las mismas.

Por un resquicio del silencio
Penetra la risa de un pájaro
Apoyado en la ventana.

Otros pájaros preñados de historias
Dibujan el cielo.
Como el niño que dibuja el paso del tiempo.

El cielo se oxida por momentos,
Como el otoño,
Como el cuerpo de ese viudo
Que llora lo que fue
Y celebra lo que viene:
La noche eterna.

La estantería apenas sostiene
El peso de un deseo impalpable,
Atesoro ruinas en cada rincón
Como si de ellas construyera un templo
En donde ofrecer el sacrificio
De una vida que ya no es ,
De una vida que nos reclama
Cuando deja de ser vida

domingo, 27 de enero de 2019

LA LECTORA (soneto)


En el cómodo abrazo de un sillón
la tenue luz viste su desnudez,
y entre sombras, con cierta timidez,
se insinúan sus pechos bajo un mechón.



Transparente lencería de algodón
contrasta su sedosa palidez,
y abstraída en su risueña placidez,
se deja guiar por la imaginación

que desnuda sus deseos pervertidos,
donde la fantasía de cada aventura
se rinde sumisa en labios prohibidos.

Y así, excitada por la lectura,
lee hasta que caen sus párpados vencidos
en una expresión que evoca a la ternura.

jueves, 27 de diciembre de 2018

EL DELIRIO DEL SILENCIO


Derrotado una vez más
en esta ausencia que me dejas,
porque me buscas y te alejas,
porque te busco y te vas.
Y acabo hundido entre los pliegues
de ruinas que quedan remotas,
las reliquias de mis derrotas
que profano hoy porque te entregues.
Pero me alcanza la locura
y el delirio que me envuelve hoy,
silencia todo lo que soy
y me habita en la noche oscura.
Porque tú que me has dado voz,
tú, gurú incorpóreo de mi alma,
te refugias ahora en la calma
y en este silencio feroz.
Porque me buscas y te vas,
porque me buscas y te alejas,
y en esta ausencia que me dejas
me sigo buscando y no estás.
Porque te busco y no estoy,
porque te busco y no estás,
derrotado una vez más
mientras me buscas y no soy.

domingo, 11 de noviembre de 2018

DUELE

                     DUELE
Duele pensar que ya no queda nada,
después de tanto amor, de tanto amor..
nada, sino el peso de mi dolor
y el llanto de esta noche desolada.
Duele pensar, suele tanto pensar
que tras nuestro amor seamos dos extraños,
que no te olvido a pesar de los años,
y que aún sueño con volverte a besar.
Y duele, duele tanto el corazón,
duele, duele tanto que no lo aguanto,
duele esta soledad, duele este llanto,
duele la vida y la desolación.
Y duele asimilar este dolor,
duele saber que no regresarás,
que tras tu adiós no queda nada más
después de tanto amor, de tanto amor...
© Rubén Suárez Valverde